Ébola: La Ayuda Humanitaria se moviliza en la periferia de Berna

Participantes de una sesión de la «célula de operaciones Ébola » de la Ayuda Humanitaria, en Köniz.
La «célula de operaciones Ébola» responde a la necesidad de coordinar las acciones en colaboración con todas las instancias de la Confederación concernidas. © COSUDE

Ante las emergencias humanitarias graves, la Ayuda Humanitaria de la Confederación establece «células de operaciones» que se reúnen a intervalos regulares para informar sobre la situación y tomar decisiones de carácter operativo. En el caso de la epidemia de ébola, la célula de operaciones reúne en Köniz (cantón de Berna) a representantes de otros Departamentos de la Confederación, así como a ONG contrapartes.

Este lunes de principios de octubre, unas treinta personas acuden a la sala de reunión estratégica de la Ayuda Humanitaria, en el n° 77 de la Sägestrasse, en Köniz, en la periferia de Berna. Son las 13h28, y no hay sillas suficientes. Se requieren sillones traídos de una oficina contigua. La responsable del desarrollo de las sesiones de la «célula de operaciones Ébola» inicia la sesión sin perder un segundo. «¡Buenos días a todos! Les damos las gracias por estar aquí … ¿Les va bien si hablamos alemán alto?, o ¿es mejor que hablemos también en francés?»

Llegados de Ginebra

La pregunta se debe a que los participantes en la reunión provienen de las distintas partes del país. Este lunes, han llegado desde Ginebra dos representantes de Médicos sin Fronteras Suiza. Y también está presente una homóloga de la Cruz Roja suiza. Lo mismo que el Ejército suizo, representado por algunos oficiales vestidos de militar y dos altos funcionarios del Departamento Federal de Defensa, Protección Civil y Deporte (DDPS). De la parte del DFAE, está presente el Delegado de la Ayuda Humanitaria, Manuel Bessler, que ha vuelto hace poco de una misión en la Franja de Gaza. Junto a los colaboradores y colaboradoras de la Ayuda Humanitaria se sientan colegas de la Departamento Cooperación Sur de la COSUDE, de la Dirección política, del Centro de gestión de crisis y de la Célula de seguridad del DFAE, entre otros. La Oficina Federal de Salud Pública (OFSP) ha enviado igualmente una representante.

La reunión comienza pasando revista a las últimas noticias provenientes de África Occidental, de Ginebra o de Nueva York: número de víctimas en aumento, resumen de los esfuerzos humanitarios desplegados en África, últimos comunicados de la Misión de las Naciones Unidas para la Respuesta de Emergencia ante el Ébola (UNMEER), creada a mediados de septiembre… Algunos participantes toman notas. Otros han visto ya pasar información en los numerosos mails que circulan entre especialistas.

Número de casos subestimado

El jefe de las operaciones de MSF-Suiza (que emplea a 250 expatriados sobre el terreno) toma a su vez la palabra: «No se ve una gran mejoría de la situación. Si hemos de ser francos, la situación nos inquieta realmente, ante todo porque pensamos que el número de casos dado a conocer está muy subestimado. En la práctica, Guinea, el país mejor organizado, debe encargarse de enfermos provenientes de Liberia y de Sierra Leona, lo cual no deja de tener consecuencias…»

La representante de la Cruz Roja suiza, por su parte, se ocupa de señalar «que los cuidadores parecen desarrollar poco a poco una conciencia positiva de su papel frente a la epidemia». Manuel Bessler pregunta: «¿Qué consecuencias prácticas tendría, en su opinión, un despliegue forzosamente lento, debido a su complejidad, de la ayuda prevista por la  UNMEER?» De hecho, Suiza, al igual que los demás países donantes, necesita un mínimo de tiempo para reaccionar a las peticiones de material y de personal formuladas por las Naciones Unidas.

Respuesta de MSF-Suiza: «La urgencia es absoluta porque cada semana que pasa implica un crecimiento exponencial de los casos de contagio. Más allá de la atención a los enfermos, la prestada a los cadáveres es insuficiente. En Monrovia, la capital de Liberia, se habla de 130 muertes por día. Nuestra organización se encarga de conducir al crematorio unos 30 cuerpos; el Gobierno, por su parte, se ocupa de otros 30 cuerpos. Hagan Uds. el cálculo y verán el déficit con que nos enfrentamos.»

Varios millones de CHF comprometidos

La Ayuda Humanitaria suiza no ha esperado a tener estas alarmantes constataciones para reaccionar. Desde el brote de la epidemia, en marzo de 2014, apoya a las autoridades locales y a organizaciones contrapartes en África Occidental; ha destinado varios millones de francos a la lucha contra el ébola y a fortalecer los sistemas de salud de los países afectados, y ha enviado a Liberia a varios expertos, con el fin de reforzar a la oficina humanitaria de la COSUDE en Monrovia. La «célula de operaciones Ébola», por su parte, se creó a finales de septiembre para recopilar todos los datos disponibles y coordinar todas las acciones futuras en colaboración con las instancias de la Confederación concernidas.

Tras la mesa redonda informativa, se procede a analizar las acciones realizadas o previstas por la Ayuda Humanitaria. Este es también el momento de tomar decisiones estratégicas. La responsable del programa «Ébola» en Köniz explica que, además de luchar contra la propagación del Ébola, la Ayuda Humanitaria refuerza el acceso de la población a la atención sanitaria básica, socavado por el pánico colectivo provocado por el virus. Se prevén nuevas colaboraciones con UNICEF y los Hospitales Universitarios Ginebrinos (HUG). Y se constata, además, que la plataforma creada por la COSUDE para el encuentro de las ONG suizas implicadas en la lucha contra el Ébola responde a una auténtica necesidad.

Finalmente, los participantes debaten una última iniciativa que bien podría ser tema de conversación durante las próximas semanas: el posible apoyo a la UNMEER de parte del Ejército suizo, mediante la puesta a disposición de helicópteros, de carretillas elevadoras y de generadores (entre otras necesidades materiales). Circulan los correos entre el DDPS y la Ayuda Humanitaria. Próximamente será consultado el Consejo Federal. Los militares presentes en la sala podrán, en caso necesario, informar a su cadena de mando sobre la magnitud de las necesidades listadas al comienzo de esta tarde.

Representantes del Ejército suizo escuchan atentos.
Colaboradores del Departamento Federal de Defensa, Protección Civil y Deporte (DDPS), en uniforme o de civil, vienen a informarse de los últimos desarrollos de la crisis del Ébola. © COSUDE

Tests de vacunas

Son las 14h35. El tiempo pasa rápido. El Dr. Olivier Hagon, Jefe del grupo especializado «Medicina» del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA), quiere todavía dar a conocer dos noticias: en los HUG y en el Centro Hospitalario Universitario del Cantón de Vaud (CHUV) se realizarán a partir de primeros de noviembre dos tests paralelos de vacunas contra el Ébola en voluntarios sanos; la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), por su parte, se ha mostrado muy interesada en desarrollar para el personal cuidador mejores trajes médicos, es decir, más ligeros de llevar.

He aquí otros desarrollos que habrá que seguir... Por el momento, se levanta la sesión. «Próximo encuentro de la célula de operaciones: la semana próxima, en el mismo lugar, a la misma hora». Y la sala empieza a vaciarse precipitadamente.

Informaciones complementarias