Huracán Matthew en Haití: el compromiso de Suiza

En Haití, el huracán Matthew deja tras su paso escenas que evocan el doloroso recuerdo del terremoto de 2010. Miles de personas se quedan sin agua, sin comida, sin vivienda. Suiza movilizó inmediatamente expertos para identificar las necesidades y distribuir artículos de primera necesidad.

El martes 4 de octubre de 2016, vientos de mas de 250km/h azotaron el suroeste de Haití, causando importantes daños así como cientos de víctimas mortals. Por otra parte, las inundaciones y deslizamientos de tierra provocados por las lluvias torrenciales contribuyeron a agravar la situación. A raíz de las primeras evaluaciones, la Ayuda Humanitaria de la COSUDE decidió concentrar sus operaciones de socorro en dos ámbitos: el suministro de agua potable y la construcción de refugios de emergencia.

Base de operaciones en Port-Salut

Desde el viernes 7 de octubre, tras la reapertura del aeropuerto de Puerto Príncipe, varios destacamentos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria han sido enviados a Haití. Esos especialistas en refugios de emergencia, agua y saneamiento, logística,  seguridad y  telecomunicaciones se han ido turnando para prestar ayuda a las poblaciones necesitadas. Los equipos de respuesta rápida han instaladon su base de operaciones en Port-Salut, una ciudad gravemente afectada por el huracán, situada en la costa suroeste del país. Los expertos en logística han sido enviados a la vecina República Dominicana con el fin de adquirir material de emergencia imposible de obtener en las regiones devastadas. 

Dado que Haití es un país prioritario de la COSUDE en materia de cooperación al desarrollo, las operaciones de emergencia pueden contar con la implicación sobre el terreno de varios colaboradores regulares de la oficina de cooperación. Igualmente se han movilizado miembros de la Embajada de Suiza en Haití. La coordinación de las medidas de socorro con las autoridades haitianas la asume la Representación suiza.

Acceso al agua potable y a refugios de emergencia

Los expertos de Ayuda Humanitaria de la COSUDE han definido dos prioridades: el suministro de agua potable para contribuir a la lucha contra la propagación del cólera y la protección de las poblaciones afectadas.

  • Los integrantes del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) han instalado durante el primer mes en Port-Salut una unidad móvil de tratamiento de agua que cubre las demandas de agua potable de 1.600 personas por día.

  • El CSA ha instalado tanques de agua potable para 13.000 personas en las localidades de Côteaux, Roche-à-Bateau y Port-Salut. Los miembros del CSA han asimismo utilizado un camión cisterna para suministrar agua a otras 8.700 personas.

  • Además, se presta apoyo a la rehabilitación de cuatro sistemas públicos de abastecimiento de agua que brindan servicios a 24.000 personas. 

  • Para prevenir la propagación del cólera, Suiza ha enviado 40 equipos de producción de cloro (sistemas WATA) y distribuido 290.000 tabletas purificadoras de agua para 55.000 personas.

  • Se han distribuido 7.750 lonas y unas 3.400 chapas onduladas con los materiales y herramientas de fijación correspondientes, con los cuales unas 60.000 personas pueden protegerse de las precipitaciones.

  • Se han suministrado a tres clases de una escuela 200 chapas para la reparación del techo de su establecimiento.

  • En siete localidades, los habitantes han participado en trabajos de limpieza de vías de acceso para encauzar la ayuda humanitaria a cambio de una modesta remuneración en dinero. Siguiendo el mismo principio, se moviliza a los habitantes para rehabilitar las orillas de un río salido de su cauce.

Unos treinta expertos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria han participado en operaciones de emergencia durante los dos meses que siguieron al huracán. La COSUDE ha contribuido con 3,3 millones de CHF de ayuda de emergencia. Esta suma incluye contribuciones a la Federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y al Programa Mundial de Alimentos (PMA). Este último recibió 1,2 millones de CHF para sus intervenciones de asistencia alimentaria en zonas de difícil acceso. El PMA contó además con el apoyo de una experta suiza para llevar a efecto un programa de distribución de ayuda en dinero.

Escuelas resistentes al huracán

En el contexto de la crisis actual, el trabajo de prevención de catástrofes llevado a cabo por Suiza en Haití desde el terremoto de 2010 ha tenido un efecto muy concreto: las escuelas construidas en base a los planes-prototipo desarrollados por la COSUDE han resistido el huracán. Han servido, además, de abrigo a la población durante y tras el paso del ciclón, lo que probablemente ha permitido salvar vidas.

Preservación de los logros del desarrollo con la ayuda de una buena prevención, Artículo, 13.10.2016

Fase de recuperación

La COSUDE planea continuar su labor durante aproximadamente 3 a 4 meses tras el huracán compaginando sus actividades de ayuda humanitaria y de ayuda al desarrollo. Se brinda apoyo a organizaciones locales a fin de asegurar medios de subsistencia a las poblaciones rurales y agrícolas que han perdido todo. La ayuda consiste principalmente en la distribución de semillas y animales de cría. Asimismo, la COSUDE prestará ayuda a las autoridades en la rehabilitación básica de una decena de escuelas parcialmente destruidas por el huracán. La Embajada de Suiza en Haití y la Oficina de cooperación incorporada a la Embajada coordinan la ejecución de esta fase denominada “de recuperación”.