“Nuestra estrategia es rehabilitar únicamente escuelas que sean 100 por ciento seguras”

Ueli Salzmann en la oficina de la COSUDE de Kobayat en el norte del Líbano.
Para Ueli Salzmann, una maniobra estratégica es sensibilizar a las comunidades locales para que cuiden las escuelas renovadas. © COSUDE

Arquitecto de profesión, Ueli Salzmann, jefe del Grupo Especializado “Construcción” del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) evaluó en agosto de 2014 el Programa de la COSUDE de Rehabilitación de Escuelas en Kobayat, en el norte del Líbano. Ueli Salzmann ya había estado en  Kobayat en 2012 para poner en marcha el proyecto “Cash for Hosting” implementado por la COSUDE.

Después de rehabilitar la COSUDE las 13 primeras escuelas entre mayo de 2013 y abril de 2014 en las regiones de Wadi Khaled y de  Akroum en el norte del Líbano, una segunda fase trabaja actualmente en la renovación de otras 23 escuelas. ¿Cuál es la justificación para continuar esta acción?
Durante la evaluación, preguntamos a la población local si  lo que más necesitaban eran centros comunitarios o de salud o escuelas y siempre mencionaban la urgencia de rehabilitar escuelas. Ello es fácil de comprender: con la renovación de las escuelas, se brinda a los niños un entorno de aprendizaje en lugares seguros e higiénicos. 

¿Cómo selecciona la COSUDE las escuelas que van a ser renovadas?
Con este Proyecto, nosotros apoyamos al gobierno y colaboramos con él. Tras informar al Ministerio de Educación que probablemente rehabilitaríamos otras escuelas adicionales en Wadi Khaled y Akroum, recibimos una lista de edificios que necesitaban renovación. Nuestra labor fue, pues, seleccionar las escuelas que correspondían a nuestra lista de criterios. Nuestra estrategia es rehabilitar únicamente escuelas que sean 100 por ciento seguras. Me refiero al contexto de violencia que sacude a toda la región, pero tampoco debemos olvidar que el norte del Líbano es una zona propensa a terremotos. Por eso, si la estructura de una escuela no es a prueba de terremotos, no invertimos nuestros recursos en ella. 

¿Qué pasa una vez que se han seleccionado definitivamente las escuelas a reparar?
La lista debe ser aprobada por el Ministerio de Educación. Luego comenzamos nuestro plan de trabajo y procedemos  a la licitación de las obras para contratistas locales. Tras la adjudicación, el adjudicatario comienza los trabajos en las escuelas, los cuales duran entre 3 y 4 meses por escuela. 

¿Se aseguran Uds. de que en último término se dé mantenimiento a las escuelas? ¿Cómo proceden?
En primer lugar, nos esforzamos por hacer trabajos que requieren bajos costes de mantenimiento y utilizamos material de construcción resistente y de alta calidad a fin de evitar disfunciones y desprendimientos en los edificios e infraestructuras rehabilitados. En segundo lugar, sensibilizamos a las comunidades locales para que cuiden las escuelas. Cuando la gente está orgullosa de sus escuelas, entonces las cuida. Por último, la COSUDE tiene sobre el terreno un jefe de proyecto suizo. Su misión es controlar regularmente el trabajo de los contratistas en base a normas muy rigurosas. 

La intervención de Uds. se centra en el norte del Líbano, pero ¿no hay escuelas en el sur del país que también requieren rehabilitación?
Cabe señalar que  nosotros hicimos muchas obras de rehabilitación en el sur del Líbano después de la Guerra 2006. Además, allí no hay muchos refugiados sirios porque la mayoría de ellos se ha instalado en el norte. Tras el cese del programa "Cash for Hosting" en marzo de 2013, nos pareció importante seguir apoyando las regiones de Wadi Khaled y de Akroum. 

Hablando del proyecto  “Cash for Hosting”, ¿cómo lo evaluaría Ud.?
Creo que fue un proyecto exitoso puesto que no solo apoyamos  a unas 2800 familias libanesas que acogieron a más de 18000 refugiados sirios, sino que también impulsamos la economía de estas dos regiones invirtiendo un total de 9.3 millones de CHF durante dos años. Hay que decir que actuamos en el momento oportuno en el lugar adecuado, pero el proyecto no iba a durar para siempre. Creo que muchas de las familias han encontrado ahora un medio para arreglárselas por sí mismas. 

Después de este proyecto piloto, ¿otras organizaciones siguieron el ejemplo?
Sí, unas cuantas, como la Cruz Roja, la Federación Internacional de la Cruz Roja, el DFID, el CICR y varias agencias de la ONU, por citar solo algunas. Ahora, cada organización quiere llevar a cabo "cash proyects". Una vez más, han de hacerse en el lugar adecuado, con la persona apropiada y en el momento oportuno.  Solo así se podrá llegar a muchas personas con casi ninguna infraestructura.