Para unos servicios públicos más próximos a los ciudadanos

Proyecto terminado
Cuando se celebran reuniones de planificación organizados en los pueblos, la población puede expresar su opinión sobre la mejor manera de utilizar las subvenciones que el gobierno central otorga a las administraciones locales. © COSUDE ©

La COSUDE acompaña a las autoridades camboyanas en su ambicioso proceso de descentralización puesto en marcha en 2001. Objetivo declarado: dotar a las autoridades locales y provinciales de los recursos y las competencias necesarios para que puedan ofrecer sus servicios públicos de calidad a la población. La idea consiste también en contribuir a que los ciudadanos encuentren cauces para expresar su opinión.

Región/País Tema Período Presupuesto
Camboya
Governance
No Theme defined
Descentralización
Participación democrática y sociedad civil
Política del sector público
01.05.2015 - 31.12.2018
CHF 7'610'000

Escolarizar a los hijos, recibir servicios básicos de calidad en un dispensario u obtener informaciones fiables por parte de una administración local… Lo que parece que ya se ha conseguido en Suiza, está aún lejos de lograrse en Camboya, un país en el sudeste del continente asiático que contará pronto con 16 millones de habitantes. Menos de la quinta parte de los camboyanos vive en situación de pobreza absoluta (frente al 35% todavía en 2000), pero la mitad de la población tiene una existencia muy precaria, debido en particular a la ausencia de servicios públicos de calidad.

Varios factores explican este último punto, entre los cuales la pesadilla del no tan lejano genocidio perpetrado por los jemeres rojos (1975-1989) y la naturaleza del régimen político actual: todavía bastante intervencionista y centralizado.

Un programa para diez años

No obstante, las cosas cambian. Entre el vaso medio vacío o medio lleno, la COSUDE prefiere la segunda opción. Participa desde 2013 en la financiación de un amplio programa de descentralización y democratización de los servicios prestados a la población y dirigido por el ministerio del interior camboyano. Planificado para un plazo de diez años (2010-2019), el programa se apoya en toda una seria de elecciones municipales y regionales que se han celebrado desde 2002 sobre la base de nuevas y alentadoras leyes adoptadas en el cambio de siglo.

Al cabo de los años, se han creado diversas instancias administrativas en el ámbito municipal, de distritos y provincias, contratando a un total de 10.000 funcionarios. El desafío que tendrá que afrontar el «Programa Nacional para un Desarrollo Democrático Subnacional» consistirá en el futuro en reforzar los medios de acción de esos funcionarios y en acercar las administraciones locales lo máximo posible a los intereses de la población. Ello puede llevarse a cabo mediante la apertura, en el nivel municipal o de distritos, de ventanillas administrativas únicas capaces de prestar varios servicios a la vez, o con la puesta en marcha de instancias de proximidad para el registro y la tramitación de las quejas.

La reforma aborda paralelamente varias cuestiones técnicas, desde la gestión de los recursos humanos a la descentralización de la fiscalidad. Quien habla de descentralización lograda, habla al mismo tiempo de coordinación máxima entre todos los escalones administrativos y entre todos los ministerios de tutela en cuanto se refiere a los servicios puestos a disposición de la población (sanidad, educación, financiación, etc.).

Participación ciudadana

Otro objetivo esencial del programa es para la COSUDE el espacio cada vez mayor que debe reservarse a los ciudadanos para definir las prioridades y necesidades. La involucración de los ciudadanos en los procesos de toma de decisiones se concreta cuando se organizan foros consultivos en el ámbito municipal o a escala de distritos. En las aldeas se celebran reuniones de planificación para permitir a sus habitantes expresar sus opiniones sobre la mejor manera de utilizar las subvenciones que proporciona el gobierno central.

Esta visión participativa —o democrática— de la gobernanza local garantiza que los servicios del Estado alcancen todos los estratos de la población, empezando por los más vulnerables y las mujeres. Contribuye asimismo a restablecer, de manera lenta pero segura, la confianza de la población para con las autoridades, que había casi desaparecido como consecuencia de los muchos años de guerra civil.

Coalición de donantes

Además de Suiza, apoya el programa de descentralización y democratización iniciado por las autoridades camboyanas una amplia coalición de donantes. Desde septiembre de 2015, la COSUDE copreside junto con el Banco Asiático de Desarrollo el grupo técnico de donantes encargado de hacer un seguimiento de los progresos de la reforma. Esta función le ofrece reiteradas ocasiones para inscribir en su agenda todo aquello que está en juego y que considera prioritario para los camboyanos más sacudidos por la pobreza.