«La comunidad internacional debe aumentar la eficacia de su actuación»

Artículo, 09.07.2019

A mediados de julio de 2019, el vicedirector de la COSUDE, Thomas Gass, asume la copresidencia de la Alianza Mundial de Cooperación Eficaz para el Desarrollo (GPEDC) por un período de dos años. En una entrevista explica cómo piensa desplegar sus esfuerzos desde su posición de liderazgo de esta plataforma ampliamente reconocida para que los ambiciosos objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se conviertan lo antes posible en una realidad.

Una familia cosechando verduras en un campo.
La COSUDE se compromete a que la cooperación al desarrollo dé sus frutos. © COSUDE

¿Qué es y qué hace la GPEDC?

Mediante la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la comunidad internacional se fijó unos ambiciosos objetivos. Estos objetivos solo podrán conseguirse si todos los actores colaboran de manera eficiente y maximizan la eficacia. Para ello se requiere una sólida colaboración basada en principios comunes. La GPEDC reúne a los principales actores y les permite entablar un diálogo sobre la eficacia. Un principio fundamental es que los países son responsables de su propio desarrollo y, en consecuencia, establecen sus propias prioridades. Los organismos de desarrollo deben guiarse por estas prioridades y aportar contribuciones mensurables. Otro principio fundamental es la inclusión de la sociedad civil y del sector privado: los países tienen la obligación de crear condiciones marco favorables para que estos actores puedan plantear sus preocupaciones y aportar sus conocimientos especializados. La GPEDC examina periódicamente si todas las partes cumplen con los principios de la eficacia del desarrollo y hace recomendaciones.

¿No podría la ONU desempeñar también este papel?

La ONU es una organización centrada en los Estados. No obstante, para el desarrollo las contribuciones de los actores no estatales también revisten una gran importancia. Por ello es necesario una plataforma que los incluya y que debata sobre su papel y su potencial con vistas a encontrar soluciones. Posteriormente, las conclusiones se tienen en cuenta en los procesos de la ONU, por ejemplo, en los exámenes nacionales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible o en los esfuerzos en torno a la financiación de la Agenda 2030. Además de a los países de todas las regiones del mundo, la GPEDC reúne a representantes de la sociedad civil, el sector privado, fundaciones, organizaciones bilaterales y multilaterales, institutos de investigación, foros regionales y gobiernos locales. La comunidad internacional debe aunar todas sus fuerzas y aumentar la eficacia de su actuación a fin de progresar más rápidamente. Esto también implica movilizar recursos adicionales para la cooperación al desarrollo mediante la adopción de enfoques innovadores.

Retrato del vicedirector de la COSUDE, Thomas Gass.
Thomas Gass, vicedirector de la COSUDE. © COSUDE

Durante los próximos dos años, copresidirá usted, junto con otras dos personas, la GPEDC. ¿Qué significa el desempeño de esta función para Suiza y qué espera obtener?

La COSUDE tiene la responsabilidad ante el pueblo suizo y el Parlamento de utilizar los fondos acordados de forma eficaz y transparente. A través de la GPEDC queremos fortalecer el mismo principio en el plano internacional: todos los actores del desarrollo deben rendir cuentas acerca de sus resultados con respecto a la Agenda 2030. Asimismo, podemos integrar la cultura suiza del consenso y el diálogo a la cooperación internacional. Estamos acostumbrados a reunir a diferentes contrapartes a fin de hacer frente juntos a los importantes retos sociales que se nos plantean. Además, la cooperación suiza al desarrollo tiene muy buena reputación a nivel mundial. Trabajamos sobre el terreno y contamos con una amplia experiencia práctica. La participación de especialistas suizos en foros como la GPEDC sienta las bases para futuras colaboraciones. Por último, cabe decir que la GPEDC trabaja en temas que también son prioritarios para Suiza, como la inclusión del sector privado o la promoción del Estado de derecho.

Como copresidente de la GPEDC, ¿qué objetivos tiene?

En primer lugar, la labor de la GPEDC debe ayudar a la comunidad internacional a aplicar la Agenda 2030. Solo quedan once años para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Por lo tanto, debemos utilizar los recursos de una manera muy eficaz. Debemos movilizarnos a favor de las personas más pobres y vulnerables, ya que solo podremos erradicar la pobreza extrema si no dejamos a nadie atrás. No obstante, en muchos países se carece de datos estadísticos sobre estas capas de la sociedad: son “invisibles” y por lo tanto no se tienen suficientemente en cuenta en los planes de desarrollo. Como copresidente de la GPEDC, me esforzaré por mejorar la disponibilidad de datos, entre otras cosas, mediante el uso de nuevas tecnologías. También es importante fortalecer el diálogo con China, India y otros nuevos donantes y propiciar el intercambio de sus experiencias. Se trata de fomentar una cooperación constructiva en el mayor número posible de ámbitos de modo que los objetivos de la Agenda 2030 se conviertan cuanto antes en una realidad.

GPEDC: 161 países, 56 organizaciones internacionales y muchos otros actores

La Alianza Mundial de Cooperación Eficaz para el Desarrollo (GPEDC, por sus siglas en inglés) ayuda a los países, las empresas y las organizaciones a aumentar la eficacia de las iniciativas de desarrollo, a contribuir al logro de resultados a largo plazo y a apoyar la aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La GPEDC fue creada en 2011 con motivo del Cuarto Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda celebrado en Busan (Corea del Sur). En ella, están representados 161 países, 56 organizaciones internacionales, diversas organizaciones de la sociedad civil, parlamentos, gobiernos locales, la economía, la filantropía, sindicatos y otros actores.

En cuanto foro de asesoramiento, responsabilidad mutua e intercambio de enseñanzas y experiencias, la Alianza Mundial promueve cuatro principios acordados internacionalmente que sientan las bases para un desarrollo eficaz:

  • asunción de las prioridades de desarrollo como propias por parte de los países en desarrollo,
  • enfoque en los resultados,
  • alianzas inclusivas,
  • transparencia y rendición de cuentas mutua.