Terremoto en Nepal

La Ayuda Humanitaria de la Confederación reaccionó rápidamente al devastador terremoto que azotó Nepal el 25 de abril de 2015, enviando al día siguiente un equipo de siete expertos para evaluar las necesidades en ayuda de emergencia. Se identificaron dos prioridades: la distribución de material de socorro y la prestación de atención médica materno infantil. La COSUDE, que engloba la Ayuda Humanitaria, apoya a las autoridades nepalesas en la planificación de los trabajos de reconstrucción.

Según los últimos balances, más de 8700 personas perdieron la vida como consecuencia del terremoto que azotó el centro de Nepal el 25 de abril de 2015, y casi 800.000 casas quedaron parcial o totalmente destruidas. 

Apenas 48 horas después de la catástrofe, un equipo de intervención de emergencia de la Ayuda Humanitaria suiza, compuesto por siete personas, llegaba a la capital, Katmandú, para proceder a una primera evaluación de las necesidades. Sobre el terreno, los expertos pudieron contar con la colaboración del personal de la embajada de Suiza y de la oficina de la COSUDE en Nepal. 

Distribución de material de socorro

Basándose en las observaciones realizadas por el equipo de emergencias, la COSUDE procedió a la distribución de más de 200 toneladas de material de socorro (lonas, chapas onduladas, mantas, colchones y sets de cocina) y de remoción de escombros (picos, palas, carretillas, cascos, guantes y máscaras de protección). Más de 40.000 familias de siete distritos afectados por el terremoto se beneficiaron de esta ayuda de emergencia. En las zonas más apartadas, el suministro del material se hacía con helicóptero, cuando los propios habitantes de estas zonas no venían ellos mismos a buscar, al cabo de dos o tres días de marcha, los bienes puestos a disposición. 

Los expertos del Cuerpo Suizo de Ayuda Humanitaria (CSA) suministraron asimismo 50 instalaciones de producción de cloro para potabilizar el agua y reducir el riesgo de enfermedades. Cada una de estas instalaciones puede desinfectar hasta 48.000 litros de agua potable por hora, prestando así servicio a 2400 personas cada día. 

El hospital de Bungamati, al sur de Katmandú, recibió material médico que le permitió atender a 10.000 personas durante tres meses. 

Atención «materno infantil»

Paralelamente a los primeros suministros de material, el 29 de abril llegó a Nepal el refuerzo de una unidad compuesta por diez médicos, parteras y personal logístico especializados en atención materno infantil. El papel de estos especialistas del CSA consistió en ayudar al hospital regional de la ciudad de Gorkha, situada a 80 km de la capital, Katmandú, a atender a los pacientes que llegaban. 

El hospital de Gorkha se eligió en estrecha coordinación con las autoridades nepalesas y los otros actores humanitarios que participaban debido al papel esencial que desempeña en términos de atención sanitaria. En circunstancias normales, unas 260.000 personas dependen de su funcionamiento. 

Durante el mes que el equipo médico suizo pasó en Gorkha, fueron atendidos casi 3000 pacientes. Los médicos suizos operaron junto a sus colegas nepaleses a 54 niños y a 78 adultos, y asistieron más de 57 partos, 4 de ellos por cesárea. Además de atender a los nepaleses heridos por el terremoto, el personal sanitario suizo presente en Gorkha hizo posible que la población siguiera recibiendo atención básica, sobre todo pediátrica. 

Restauración de las vías de acceso

En el área de las infraestructuras, los expertos humanitarios y sus colegas de la oficina de la COSUDE en Katmandú consideraron prioritario restaurar varias carreteras y caminos destruidos por el terremoto en la región de Gorkha. Con un doble objetivo: permitir a las poblaciones concernidas circular y, en caso necesario, garantizar un acceso de la Ayuda Humanitaria a las aldeas de montaña. 

A raíz de su larga experiencia en gestión de construcciones en Nepal, la COSUDE optó por una fórmula «cash for work». Unos 600 lugareños se movilizaron para reconstruir un primer tramo peatonal de 17 km al norte de Gorkha, recibiendo a cambio un salario. Otras vías de acceso se están rehabilitando gracias al apoyo de la COSUDE. 

Construcciones antisísmicas

Durante los cuarenta días que duró la fase de ayuda de emergencia, la Ayuda Humanitaria suiza movilizó un total de 70 especialistas, miembros del CSA. 

Para los próximos meses, la COSUDE se ha comprometido con las autoridades nepalesas a reforzar las competencias locales en el área de la construcción antisísmica de edificios. Concretamente, propondrá módulos de formación específicos para albañiles y carpinteros nepaleses, basados en las positivas experiencias registradas en Haití o en Pakistán. 

La oficina de la COSUDE en Katmandú reasignará una parte de su presupuesto para trabajos de reconstrucción, velando para que los grupos de población especialmente vulnerables (mujeres, niños, minorías étnicas) sean plenamente tenidos en cuenta en las obras de construcción. Actualmente, tres expertos suizos ayudan al gobierno nepalés y a una coalición de países donantes en la elaboración de un documento fundamental en que se plasman las necesidades prioritarias de Nepal en materia de reconstrucción. 

La COSUDE apoya, por último, un centro de asesoramiento psicológico para atender a las víctimas traumatizadas por el terremoto. El centro está situado al este de la capital, Katmandú, en una región en que la cooperación suiza es activa desde los años 1960. 

La COSUDE ha previsto asignar cerca 30 millones CHF para ayudar a las víctimas del terremoto.

El embajador de Suiza en Nepal, Urs Herren
El embajador de Suiza en Nepal, Urs Herren © Laxman Uprety

Nepal: un año después del seísmo

El embajador de Suiza en Nepal, Urs Herren, habla de los esfuerzos emprendidos por Suiza para ayudar al país a recuperarse.

Un albañil conversa con dos lugareños delante de una casa rehabilitada.
Una de las prioridades de Suiza tras el terremoto ha sido formar a albañiles nepaleses con las técnicas de construcción sostenible. © COSUDE

Le reconstrucción de Nepal sobre el terreno

Tras haber enviado una ayuda humanitaria de emergencia inmediatamente después del seísmo ocurrido el 25 de abril de 2015, Suiza ha multiplicado sus intervenciones para facilitar la vida cotidiana de los nepaleses.