Volver a inicio

«Es importante que la cooperación al desarrollo pueda reaccionar rápidamente ante situaciones de crisis»

Suiza envió a finales de mayo 30 toneladas de material auxiliar para apoyar al país en su lucha contra la COVID-19. Para la embajadora suiza en Nepal, Elisabeth von Capeller, este es un ejemplo de eficaz vínculo entre la cooperación al desarrollo y la ayuda de emergencia. Suiza es capaz de reaccionar con rapidez a la solicitud de ayuda, mientras que su arraigado partenariado en el marco de la cooperación al desarrollo facilita los trámites y vela por el refuerzo de los sistemas.

En el campo de aviación, un vehículo transporta un cargamento humanitario a un pabellón de almacenamiento.

Tras el aterrizaje en Katmandú, el cargamento humanitario es transportado a un pabellón de almacenamiento y de allí a aquellos lugares donde es requerido. © Prabin Ranabhat / Pahilopost.com

La señora von Capeller envió a Nepal a finales de la pasada semana 30 toneladas de suministros de ayuda humanitaria. ¿Dónde se requiere este material?

La situación de necesidad en Nepal es enorme y el sistema sanitario se encuentra totalmente saturado. El país cuenta tan solo cuenta con un reducido número de médicos y camas en cuidados intensivos, por lo que no tiene suficientes medios para hacer frente a la pandemia

Cuatro personas, entre ellas la embajadora suiza en Nepal, Elisabeth von Capeller, se encuentran en el campo de aviación de Katmandú ante un cargamento humanitario.
La embajadora suiza en Nepal, Elisabeth von Capeller (2.ª por la izquierda), entrega en el aeropuerto de Katmandú el material auxiliar al ministro nepalés de salud y población, Hridayesh Tripathi. © FDFA

¿Cuáles son los suministros de ayuda que Suiza ha priorizado en el envío?

Nos hemos concentrado en aquellos suministros que podíamos ofrecer rápidamente con el fin de reforzar el sistema sanitario. Suiza no ha podido responder a todas las demandas. Así, p. ej., no nos ha sido posible enviar vacunas, a pesar de que estas se requieren con urgencia.

Por este motivo, el país helvético ha enviado a Nepal cerca de 1,1 millones de pruebas de antígenos, ya que la capacidad del país de realizar pruebas PCR asciende únicamente a 20 000 pruebas diarias. Las pruebas se realizan, sobre todo, en Katmandú y en las capitales de provincia. En cambio, las pruebas de antígenos de Suiza pueden también emplearse, de forma rápida y sencilla, en pueblos y pasos fronterizos.

Nos hemos concentrado en aquel material auxiliar que podíamos ofrecer rápidamente con el fin de reforzar el sistema sanitario.

Además de las pruebas, Suiza también ha enviado respiradores.

En efecto. En este sentido la situación es un poco diferente ya que se trata de un material que responde a unas especificaciones muy estrictas. Únicamente se puede emplear en hospitales que disponen de unidades de cuidados intensivos, así como de personal debidamente formado. Sin embargo, estos aparatos son absolutamente necesarios para Nepal, que cuenta actualmente con 600 respiradores para una población de casi 30 millones de personas. El Ministerio de Salud nos ha comunicado cuáles son los hospitales donde se han recibido los respiradores puestos a disposición por Suiza. A través de los distribuidores locales de Hamilton estamos ayudando  en la instalación de los aparatos.

Un sanitario se ocupa de un paciente en un hospital.
En Nepal, los respiradores y las pruebas de antígenos constituyen una necesidad urgente en la lucha contra la pandemia de la COVID-19. © Nishant Gurung

¿Cuál ha sido el papel de la embajada en la preparación de los suministros de ayuda y con qué servicios ha estado en contacto a este respecto?

Previamente al suministro de ayuda suiza, la embajada estuvo en estrecho contacto con diversas autoridades nepalesas y otros donantes. Se estableció una coordinación con el ministerio de salud, la unidad de crisis de Nepal, así como con la ONU, el Banco Mundial y otras contrapartes con el fin de poder garantizar que el material de primera necesidad llegara a Nepal a la mayor celeridad, evitando la duplicidad de esfuerzos. Asimismo, nos encargamos de obtener los correspondientes permisos de aterrizaje e importación ante los organismos pertinentes. Dicha coordinación en medio de una crisis sanitaria supuso un gran desafío para la embajada.

Suiza prestó su ayuda a Nepal hace ya algunos meses cuando consiguió que entraran kits de test de COVID-19. ¿Cómo ha sido el desarrollo de la situación en este último tiempo y cómo percibe el estado actual del país?

En comparación con la primera ola, este año hay muchos más afectados. Incluso ha empeorado la evolución de los más jóvenes. El gobierno ha adoptado medidas más estrictas y la gente tiene miedo. La capital, Katmandú, tiene actualmente la apariencia de una ciudad fantasma. Sin embargo, esta situación no puede perdurar en el tiempo ya que Nepal no dispone de un sistema de seguridad social y la población tiene que trabajar para poder sobrevivir. Los efectos sociales y económicos de la pandemia afectan tremendamente al país y cientos de miles de personas corren el riesgo de volver a caer en una situación de pobreza. Y ello en un momento en el que el país aún se está recuperando del terremoto de 2015. Adicionalmente a la pandemia, Nepal sufre actualmente una grave crisis política; tras la disolución del Parlamento se esperan este año nuevas elecciones.

Suiza adopta un enfoque sistémico en la colaboración internacional persiguiendo efectos a largo plazo. ¿De qué manera concreta puede Suiza ayudar a Nepal en el contexto de una pandemia que no solo afecta al sistema sanitario, sino que además representa una crisis social y económica?

Es importante que la colaboración al desarrollo pueda reaccionar con rapidez y flexibilidad ante tales crisis. En este sentido, el año pasado adaptamos ampliamente nuestros programas a la nueva situación. Así, por ejemplo, un proyecto que normalmente estaba destinado a preparar a migrantes para su salida ha sido rápidamente modificado para centrarse en migrantes que vuelven a su país. 

Suiza ha podido reaccionar a peticiones urgentes del gobierno mediante intervenciones puntuales, como mediante el envío de 70 000 pruebas PCR. Estas llegaron justo en el momento en el que se estaban acabando los test en el país. Este tipo de acciones refuerzan la confianza en Suiza como contraparte fiable.

Es importante que la colaboración al desarrollo pueda reaccionar con rapidez y flexibilidad ante tales crisis.

Asimismo, la COSUDE ha prestado su ayuda a hospitales en la mejora de la gestión hídrica y de residuos y ha creado un fondo destinado a microempresas y empresas pequeñas con el fin de que estas puedan seguir funcionando durante la crisis, manteniendo los empleos de sus trabajadores. A pesar de la situación es importante, en este sentido, mantener un enfoque sistémico y velar por el desarrollo y el apoyo de sistemas sostenibles.  

El actual envío de cargamentos humanitarios es una medida de emergencia. ¿En qué modo este ejemplo es la demostración de cómo Suiza conjuga en un país la ayuda de emergencia a corto plazo con el apoyo a largo plazo?

Es importante que Suiza actúe de forma flexible con los instrumentos que se encuentran a su disposición, de modo que la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria de emergencia actúen como apoyo complementario. La ayuda humanitaria de urgencia fue capaz de reaccionar rápidamente a la solicitud de asistencia, mientras que una presencia y un partenariado consolidados en el ámbito de la cooperación al desarrollo facilita las gestiones al tiempo que refuerza los sistemas. Así pues, todo el proceso se realizó a través del ministerio de salud, desde la declaración de necesidad hasta la distribución del material. Naturalmente, el sistema también presenta puntos débiles, pero nuestra tarea consiste precisamente en apoyar a Nepal a superar estas dificultades.

La ayuda humanitaria de emergencia fue capaz de reaccionar rápidamente a la solicitud de asistencia de Nepal, mientras que una presencia y un partenariado consolidados en el ámbito de la cooperación al desarrollo facilita las gestiones al tiempo que refuerza los sistemas.

La ayuda de emergencia a corto plazo es importante y, gracias al enfoque de Suiza, que hace de nexo entre la ayuda humanitaria y el desarrollo, fue posible enviarla conforme a los objetivos. Por desgracia, no siempre es así. Apenas transcurridas unas pocas semanas, pudimos ver cómo las provisiones llegaron al país sin coordinación alguna y al margen del sistema establecido, lo que favorece el debilitamiento de la estructura gubernamental y la incitación a la corrupción y la maquinación. Por este motivo es importante tener en mente los objetivos de desarrollo a largo plazo.