Mercados eficaces para los ganaderos armenios


Un agricultor armenia con su ternero
Un agricultor armenio con su ternero. © COSUDE

En las regiones de Syunik y Vayots Dzor, en el sur de Armenia, la mayoría de los agricultores practican una agricultura de subsistencia y apenas consiguen cubrir las necesidades de sus familias. Este proyecto aspira a ayudarles a incrementar su producción de carne y leche y, de ese modo, sus ingresos. Para conseguirlo se ha previsto respaldar a los servicios veterinarios locales para mejorar la salud del ganado, a facilitar el acceso a los mercados de productos cárnicos y lácteos y a fomentar el intercambio de conocimientos especializados entre los agricultores.

Región/País Tema Período Presupuesto
Armenia
Agricultura y seguridad alimentaria
Empleo y desarrollo económico
Apoyo a las cadenas de valor agrícolas (til 2016)
Desarrollo de pequeñas y medianas empresas
Desarrollo agrícolo
01.09.2014 - 31.08.2020
CHF 10'000'000

Las regiones de Syunik y Vayots Dzor, en el sur de Armenia, son una remota zona montañosa en las fronteras de Irán y Azerbaiyán. La agricultura constituye el primer sector económico, ya que emplea a casi el 75% de la población activa, principalmente en el ámbito de la producción cárnica y lechera. No obstante, se trata sobre todo de una agricultura de subsistencia. A una buena parte de los agricultores de Syunik y Vayots Dzor se les puede considerar "vulnerables": no poseen más de una o dos cabezas de ganado y solo consiguen vender una pequeña parte de su producción de leche. La consecuencia es que tienen dificultades para alimentar a sus familias.

Los agricultores armenios tienen, que afrontar una serie de desafíos:  

  • el mal estado de las carreteras dificulta el acceso a los mercados

  • la recogida de leche es muy irregular

  • los servicios veterinarios disponibles son insuficientes

  • los agricultores no son capaces de producir excedentes para comprar nuevas reses, herramientas o simientes

  • el acceso a la información y el intercambio de conocimientos son difíciles, cuando no inexistentes

  • la productividad y salud de los rebaños se ven amenazadas debido a una alimentación demasiado pobre, así como a la baja calidad del ganado debido a años de hibridación. La producción lechera por animal ha bajado consiguientemente cerca de un 35% tras el colapso de la URSS

A pesar de los retos que tiene que afrontar, conviene subrayar, que la agricultura armenia tiene un fuerte potencial de desarrollo. La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) aspira a ayudar a los agricultores de 100 comunidades rurales de las regiones de Syunik y Vayots Dzor a aumentar su producción cárnica y lechera y, de esa manera, sus ingresos. 

Mercados más eficaces

La primera prioridad del proyecto es la de garantizar a los agricultores un mejor acceso a los mercados cárnico y lechero. El potencial para ello existe, ya que en Armenia hay una fuerte demanda de leche cruda y de queso de calidad. La carne fresca de calidad es asimismo muy apreciada en Irán, el país vecino, que adquiere una importancia creciente como mercado de exportación. Se trata por ello de vincular los distintos eslabones de la cadena de producción, es decir, a los agricultores con los consumidores. El proyecto establece lazos entre agricultores e intermediarios, que son las empresas de la transformación cárnica y lechera. Por ejemplo, se han establecido contactos entre las entidades de la industria láctea y los agricultores para organizar una recogida regular de la leche, previa e indispensable a la venta.

De este modo, entre 2011 y 2014, las ventas anuales de leche subieron de 9.900 a 18.700 toneladas y las de carne de 500 a 710 toneladas.

Un ganado más productivo

La segunda prioridad del proyecto consiste en aumentar el rendimiento del ganado, algo imposible sin mejorar la salud de los animales. Por ello, el proyecto aspira igualmente a favorecer el acceso de los agricultores no solo a los veterinarios y a servicios como el de la inseminación artificial, sino también a un forraje más variado y nutritivo.

Los esfuerzos en este ámbito ya han dado su fruto ya que, entre 2011 y 2014, la productividad ganadera creció un 20%. Y además, el número de vacas lecheras se incrementó en un 15%.

Por otra parte, los agricultores reciben asesoramiento para desarrollar su capacidad de gestión agrícola y aumentar así la calidad y cantidad de la carne y los productos lácteos. Se anima a los veterinarios o compradores de carne y leche a proporcionarles formación y consejos específicos sobre temas como la producción lechera y la selección.

Autoridades locales más receptivas

Por último, el equipo del proyecto coopera con las autoridades locales de Syunik y Vayots Dzor con el fin de recordar la importancia económica de la comunidad rural en la región y de subrayar la necesidad de respaldarla no solo en el ámbito local, sino también de defender sus intereses a escala regional y nacional. Existe también la urgente necesidad de ofrecer a los agricultores créditos que satisfagan sus necesidades cuando quieran invertir en sus explotaciones. Se anima a las autoridades locales a facilitarles información clara sobre las fórmulas y modalidades de financiación disponibles.