Asociación Internacional de Fomento – AIF

#IDA (siglas en inglés) aparece escrito en letras mayúsculas tridimensionales.
Desde 1960, la AIF ha transformado numerosas sociedades y ha sacado a millones de personas de la pobreza. © Simone D. McCourtie/Banco Mundial

La Asociación Internacional de Fomento (AIF) es la entidad del Grupo Banco Mundial (GBM) que ayuda a los 75 países más pobres del mundo a poner fin a la pobreza extrema y a crear una prosperidad compartida de forma sostenible. Su objetivo es reducir la pobreza proporcionando recursos financieros que fomenten el crecimiento económico, fortalezcan la gobernanza, reduzcan las desigualdades y mejoren las condiciones de vida de las personas. Suiza, como donante y gracias a su activa participación, desempeña un papel importante en el establecimiento de las prioridades de la AIF.

La AIF es una de las principales fuentes de asistencia para los países más pobres del mundo. Presta apoyo a la salud y la educación, las infraestructuras y la agricultura, así como al desarrollo económico e institucional. Asimismo, asesora a los Gobiernos sobre los programas adecuados para alcanzar dichos objetivos. Para financiar estos programas, concede préstamos y donaciones, y ofrece un alivio considerable de la deuda. Su labor operativa se complementa con estudios analíticos que fundamentan el diseño de las políticas destinadas a reducir la pobreza.

Los países donantes, incluida Suiza, reponen los fondos de la AIF cada tres años. Las negociaciones de reposición de los recursos brindan la oportunidad de examinar la orientación estratégica y operativa del fondo. 

Antecedentes: atender las necesidades financieras de los países en desarrollo

La AIF aborda desafíos tales como aumentar la resiliencia al cambio climático, trabajar en países frágiles y afectados por conflictos, mejorar la igualdad de género y ayudar a los países a prepararse y responder a futuras crisis. Presta dinero en condiciones concesionarias, lo que significa que sus créditos no tienen cargos por interés o son muy bajos, y el plazo de reembolso se extiende durante 30 años o más, con un período de gracia de 5 a 10 años.

Por lo que respecta al financiamiento del desarrollo, el GBM, y en particular la AIF, constituye la organización multilateral más influyente, la que tiene el mayor potencial de responder a la necesidad de recursos financieros de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. 

Objetivos de la AIF: los cinco temas especiales de la reposición de recursos de la AIF-18

En las negociaciones para la reposición del ciclo actual de financiamiento, que comprende el período 2017-2020, conocido como AIF-18, se reunió un paquete récord de 75 000 millones USD. Ello fue posible gracias a un ajuste del modelo de financiamiento de la AIF. Durante la AIF-18, se permitió por primera vez al banco de desarrollo apalancar su balance en los mercados internacionales de capital. Este nuevo modelo empresarial está en consonancia con la Agenda de Acción de Addis Abeba, que insta a los bancos multilaterales de desarrollo a maximizar sus recursos y encontrar maneras innovadoras de financiar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. 

La AIF-18 hace especial hincapié en cinco áreas temáticas: el cambio climático; el empleo y la transformación económica; la fragilidad, el conflicto y la violencia; la gobernanza y las instituciones; y las cuestiones de género. 

El paquete de financiamiento de la AIF-18 incluye:

  • El doble de recursos básicos para los países frágiles (14 000 millones USD), incluyendo por primera vez la prestación de apoyo a países con riesgo de fragilidad.

  • Un aumento del financiamiento de los programas regionales a fin de ampliar la integración y las infraestructuras a nivel regional (5000 millones USD).

  • Un nuevo subservicio para los refugiados y los Gobiernos que los acogen (2000 millones USD).

  • Un incremento del financiamiento destinado a la respuesta a las crisis (3000 millones USD).

  • Un nuevo servicio de financiamiento para el sector privado con vistas a movilizar la inversión privada en los países de la AIF (2500 millones USD).

  • Un mayor financiamiento en condiciones no concesionarias para los países que tienen menores riesgos y 18 países graduados de la AIF (9000 millones USD). 

Los cinco temas especiales de la AIF-18 corresponden en gran medida a las prioridades de desarrollo de Suiza definidas en la estrategia de cooperación internacional 2021-2024.

Los resultados de la AIF: reducir la fragilidad, los conflictos y la violencia

Alrededor de la mitad de la población del mundo vive en países frágiles o afectados por conflictos. La AIF proporciona los recursos financieros necesarios para reconstruir los Estados que se recuperan de un conflicto; para desarrollar la resiliencia de los países frente a la amenaza de conflictos, enfermedades y emergencias humanitarias; y para crear una infraestructura que permita a la población reanudar su vida de forma pacífica y constructiva. Un ejemplo es el proyecto de respuesta de emergencia en materia de servicios públicos en la República Centroafricana. Este proyecto ha ayudado al Gobierno centroafricano a restablecer, tras la guerra civil, un sistema operativo de nómina salarial gubernamental y sistemas conexos de gestión financiera. Gracias a ello, el Gobierno pudo funcionar de nuevo y prestar a sus ciudadanos los servicios básicos que tanto se necesitaban después de un período marcado por la devastación de la guerra.

Suiza ha sido una fuerza impulsora a la hora de alentar a la AIF a integrar programas sensibles al conflicto y la fragilidad. Para ello, ha abogado a favor de una estrecha colaboración entre el banco de desarrollo y otros actores de desarrollo, en particular las organizaciones de la ONU. Estos partenariados permiten realizar análisis sectoriales, nacionales y regionales que facilitan la programación conjunta. Suiza ha sido un donante pionero en iniciativas específicas tales como el fondo fiduciario de la ONU-Banco Mundial para los países frágiles o afectados por un conflicto (UN-World Bank Fragility and Conflict Partnership Trust Fund) o el Programa Mundial sobre Desplazamiento Forzado, dos iniciativas que han ayudado a fortalecer la respuesta de desarrollo del Banco Mundial a las crisis, promover el diálogo y generar conocimientos basados en datos concretos. 

Resultados de las actividades de la AIF

Medición de resultados

La AIF ocupa una posición de liderazgo en términos de rendición de cuentas con respecto a la eficacia de la ayuda de sus operaciones, y en 2014 se ubicó por primera vez en la categoría más alta del Índice de Transparencia de la Ayuda. El sistema de medición de resultados de la AIF constituye un sólido marco de gestión y rendición de cuentas que ha contribuido de forma significativa al monitoreo de los resultados y el aprendizaje a todos los niveles. En la AIF-18, se revisaron las medidas de política y los objetivos de desempeño encaminados a apoyar a los países de la AIF a fin de que sean más acordes con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La AIF también se ha comprometido a reforzar la recopilación de datos y la capacidad estadística a nivel de los países en los años venideros.

Compromiso de Suiza

Suiza es miembro de la AIF desde 1992. Gracias a la solidez financiera y los conocimientos especializados de la AIF en la lucha contra la pobreza y otras cuestiones globales, la contribución suiza a la AIF constituye un complemento importante de la ayuda bilateral de Suiza. Como donante y gracias a su activa participación, Suiza ha presionado con éxito para que la AIF contribuya específicamente a aplicar la Agenda 2030 y monitorear sus resultados, mejorar las condiciones para el sector privado, y establecer una cooperación más estrecha con otros actores de desarrollo, como la ONU, en particular en los contextos frágiles.

Informaciones complementarias