Enfermedades no transmisibles: una creciente amenaza para la salud pública

© DEZA

Tres de cada cinco personas en el mundo mueren de cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares o afecciones crónicas de las vías respiratorias. Ello hace que las enfermedades no transmisibles son la principal causa de mortalidad. Los grupos de población pobres y socialmente desfavorecidos enferman más y mueren antes de enfermedades no transmisibles que los grupos que gozan de una mejor situación económica. En este contexto, la COSUDE apoya medidas de prevención y promueve el acceso a los métodos de diagnóstico existentes en sus países contrapartes.

En el punto de mira de la COSUDE

La COSUDE trabaja activamente para reforzar los sistemas de salud en sus países contrapartes a fin de que puedan superar la doble carga que constituyen, por una parte, las enfermedades relacionadas con la pobreza, por ejemplo, en el ámbito de la salud materno-infantil o las enfermedades nutricionales e infecciosas, y, por otra parte, las enfermedades no transmisibles.

Los programas apoyados por la COSUDE se centran en las siguientes prioridades:

  • La promoción de la salud y la prevención de las enfermedades no transmisibles como inversión rentable.
  • El acceso a la detección y el diagnóstico precoces para todas las personas como parte integrante de la asistencia sanitaria primaria.
  • El acceso a medicamentos y tecnologías de la salud para combatir y controlar las enfermedades no transmisibles.
  • La consideración de los problemas de salud mental como enfermedades no transmisibles y la integración de este sector, en gran medida desatendido, en los programas bilaterales de la política de desarrollo suiza.

El enfoque global de la COSUDE, además de los programas y proyectos bilaterales, también incluye contribuciones financieras a organizaciones multilaterales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). La OMS desempeña un papel primordial en la organización y la coordinación de los esfuerzos internacionales destinados a combatir las enfermedades no transmisibles.

En el campo de la salud mental se fomentan, sobre todo, reformas destinadas a mejorar los servicios psiquiátricos a nivel comunitario y se presta apoyo psicosocial a las personas que han vivido situaciones de crisis. Se trata, por ejemplo, de ayudar a las mujeres víctimas de la violencia en la región de los Grandes Lagos en África o a los jóvenes afectados por el sida en África austral.

Contexto

Las enfermedades cardiovasculares, los distintos tipos de cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas como la bronconeumopatía crónica o el asma, las enfermedades mentales y la diabetes forman parte de las llamadas enfermedades no transmisibles. Entre los principales factores de riesgo de estas enfermedades, figuran el tabaquismo, la vida sedentaria, el consumo excesivo de alcohol y una dieta desequilibrada.

Las enfermedades no transmisibles tienen causas de diversa índole, lo cual hace necesario un enfoque global que vaya más allá del sector de la salud y considere también los factores sociales, económicos y medioambientales que influyen en ella.

Las enfermedades no transmisibles ocasionan 41 millones de muertes cada año en el mundo y representan un 71% de todos los fallecimientos que se producen a nivel mundial. Un 85% de estas muertes ocurren en países de ingresos bajos y medios, por lo que las enfermedades no transmisibles no son un problema exclusivo de las sociedades del bienestar. A pesar de ello, solo se asigna un 2% de la financiación sanitaria mundial a estas enfermedades. Invertir en su prevención y control es esencial. Ello permitiría reducir en un tercio las muertes prematuras causadas por estas enfermedades, de conformidad con el objetivo 3.4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, y fomentar la cobertura sanitaria universal. Las cuatro enfermedades principales (la diabetes, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las afecciones respiratorias) podrían reducirse considerablemente mediante la aplicación de medidas poco costosas de prevención y promoción de la salud, como el fomento del ejercicio y una dieta equilibrada, y un entorno menos nocivo para la salud.

Suiza, además de contar con valiosas experiencias y competencias en el ámbito de la salud, dispone de una industria farmacéutica reconocida mundialmente que ya ha establecido programas para fabricar medicamentos más baratos. La COSUDE promueve específicamente esta línea de acción con el sector privado.

Proyectos actuales

No hay resultados de búsqueda